Hemorragia subaracnoidea


  • Las causas de la hemorragia subaracnoidea
  • Diagnóstico
  • Tratamiento de la hemorragia subaracnoidea
  • Cómo reducir el riesgo

La hemorragia subaracnoidea y un pago de la sangre en el espacio entre la aracnoides y la piamadre (dos de las tres membranas - o cerebros - que cubren y protegen el cerebro). El sangrado puede ocurrir espontáneamente o como resultado de una lesión en la cabeza o la ruptura de un aneurisma cerebral. El dolor de cabeza repentino y severo, vómitos, confusión, pérdida del conocimiento y convulsiones. El diagnóstico se confirma generalmente por una tomografía computarizada (TC) de la cabeza. Si no se trata adecuadamente, una hemorragia subaracnoidea puede inducir daño cerebral permanente o la muerte del paciente. Los enfoques terapéuticos proporcionan neurocirugía y las drogas, útil para prevenir la recurrencia de la hemorragia y la aparición de otras complicaciones. La hemorragia subaracnoidea es una emergencia médica y puede causar discapacidad irreversible, e incluso cuando se reconoce y se trata en una fase temprana.

Las causas de la hemorragia subaracnoidea

Las hemorragias subaracnoideas son causados ​​principalmente (85% de los casos) por la ruptura de un aneurisma cerebral (dilatación patológica de una arteria cerebral con debilitamiento de su pared y facilita mayor de la ruptura). A veces, el sangrado puede ser desencadenada por un aumento en la presión arterial.
Otras causas menos comunes incluyen:

  • Las malformaciones arteriovenosas;
  • Trauma en la cabeza;
  • Los tumores cerebrales;
  • La encefalitis;
  • La vasculitis.

Diagnóstico


Para diagnosticar una hemorragia subaracnoidea, el médico evalúa los síntomas y puede prescribir una serie de pruebas para determinar la causa de la condición:

  • Tomografía computarizada: y una escanear mínimamente invasivo (se refiere a la exposición a una pequeña dosis de radiación ionizante) que le permite examinar las estructuras anatómicas en el cerebro y confirmar (o descartar) la presencia de un derrame.
  • RM: proporciona una vista detallada de los tejidos blandos del cerebro y se utiliza para controlar la condición en los días después de la aparición.
  • La angiografía cerebral: Determina el origen exacto de la hemorragia subaracnoidea. Se inserta un catéter en una arteria y se pasa a través de los vasos sanguíneos del cerebro, entonces se inyecta con un tinte que le permite capturar imágenes de rayos-X.

Tratamiento de la hemorragia subaracnoidea

La hemorragia subaracnoidea y una emergencia médica y requiere tratamiento inmediato. Una vez que haya identificado la causa y ubicación de la hemorragia, se trata de un tratamiento médico o quirúrgico para detener el sangrado, eliminar un posible coágulo y aliviar la presión intracraneal.
Tratamiento y orientado a controlar los síntomas y para manejar cualquier complicación que pueda ocurrir, incluyendo:

  • El resangrado;
  • Vasoespasmo cerebral (implica el estrechamiento de las arterias, reduciendo el suministro de sangre al cerebro);
  • La acumulación de líquido en el cerebro (hidrocefalia).

El abordaje quirúrgico tiene como objetivo reparar la fuente de la hemorragia subaracnoidea, incluyendo malformaciones arteriovenosas, aneurismas cerebrales o lesiones debido a un traumatismo. El pronóstico de la hemorragia subaracnoidea y mejorado en las últimas décadas y la mayoría de los pacientes sobrevive. Sin embargo, la recuperación puede ser un proceso lento ya menudo frustrante.

Cómo reducir el riesgo

Para prevenir la hemorragia subaracnoidea, se puede tomar tres medidas efectivas:

  • Deje de fumar;
  • El consumo moderado de alcohol;
  • Tome medidas para mantener la presión arterial dentro de los parámetros normales (como, por ejemplo, hacer ejercicio con regularidad y seguir una dieta sana y equilibrada).